Abriendo mi corazón

Cuando comencé este blog, uno de los principales propósitos era no solo compartirles todo lo que me encanta hacer como el tejido, manualidades, tips de hazlo tu mismo o las aventuritas que vivimos en el extranjero, etc., sino compartirles una parte muy intima de mi y todo lo que ello conlleva.

Yo estoy diagnósticada con s;indrome de ovarios poliquísticos (PCOS, por sus siglas en inglés) y de esto hace ya casi 5 años. En el 2011, después de que empezamos a buscar tener nuestro primer hijo y nada más no sucedía, fuimos a buscar ayuda médica y ahi, estando en Bélgica, me diagnosticaron.

Dios fue bueno, y en el 2013 pudimos concebir nuestro primer hijo gracias a inducción de ovulación a través de inyecciones de hormonas. Fue el año más maravilloso de mi vida. Tuve un embarazo increíble, un parto de libro, y pude lactar a mi bebé por 16 maravillosos meses. Todo iba perfecto también en mi salud física y empezó ese deseo por un segundo bebé que llegaría a complementar nuestra familia.

En el 2015, luego de varios meses de intentarlo de forma natural y sin conseguir un anhelado embarazo espontaneo, uno de mis temores se materializaria. Fuimos al médico y nuevamente debería de usar tratamiento para lograr un embarazo pues nuevamente para sorpresa de todos los involucrados, no estaba ovulando.

Me voy a quedar a medias con la historia que lamentablemente hasta la fecha sigue sin tener un final feliz. Con esto les adelanto que no estoy embarazada. Les iré contando más en los siguientes días y semanas.

Hoy quiero contarles que yo, al igual que muchas mujeres, pero no la mayoria, batallé para tener mi primer bebé y estoy batallando también para tener más. Asi que si lees esto, no estas sola. No eres la única. Hoy abro mi corazón para ti. Para caminar juntas, para apoyarte. Ya sea que buscas el primero, segundo o tercero. El dolor de no lograrlo no se hace más chico cuando ya tienes uno. Ayuda mucho, eso si, porque te mantiene ocupada, pero no se te olvida. Tienes un recordatorio constante cuando vas por la calle y ves una mamá con su hijo de la misma edad que el tuyo, a veces hasta más chicos, y con una panza enorme esperando ese segundo bebé que tu también quieres. No se te olvida cuando vas al parque a jugar con tu pequeño y ves una mamá jugando con el suyo y un bebecito en el fular viendo con admiración a su hermano y tu también quisieras que tu hijo tuviera ese compañerito de vida con el que compartira aventuras, secretos, risas y llantos. El anhelo de un segundo hijo duele cuando tus amigas anuncian sus embarazos en las redes sociales y meses mas tarde se quejan de los achaques que estos conllevan. Yo los pasaria todos con tal de tener un segundo bebé sano y salvo en mis brazos con el que mi hijo pudiera jugar, reir, saltar y amar.

Cuando ya tienes un hijo y no puedes tener uno más, vienen preguntas a tu mente, especialmente cuando batallaste para el primero y también para el segundo. ¿Acaso he sido tan mala madre, que no merezco uno más? ¿Qué hice para que esto me este pasando a mi? Y asi más preguntas que atacan nuestra mente y corazón y solo te desaniman si no tienes una Roca y un Consolador que te afirma que no es asi.

Y tampoco voy a entrar en el tema de la religión y la relación con Dios porque me voy a extender más de lo que quiero y es algo que voy a tocar en un par de dias.

Ahora solo quiero que sepan esta lucha. Queria compartirla hace varios dias pues la semana pasada comenzo (y finalizó) la semana nacional en Estados Unidos sobre la concientización acerca de la infertilidad. Lamentablemente debido a que estaba recién mudada y mi esposo tuvo viaje de negocios no pude darme el tiempo de sentarme a escribir. Sin embargo, este tema, debe de tocarse, debemos leer más sobre lo que sienten mujeres e incluso hombres afectados por esto para que los familiares, amigos y personas que conviven con nosotros sepan lo que pasamos, como nos sentimos y como pueden ayudarnos.

En los siguientes días estaré compartiendo unos artículos que escribí para mi blog pasado como para ponerlos al corriente de quién soy y qué he pasado. Después de esto, les contaré más acerca de lo que he vivido desde que mi hijo nació y finalmente comenzaré a hacer lo que creo es el propósito del que viva esto: poder aconsejarlas, orar por ustedes si asi lo desean y ser un apoyo para quienes vivan estas situaciones.

Si desean escribirme, hagánlo a withlovemarcia@gmail.com. Me gusta recibir sus correos queriendo simplemente platicarme sus situaciones particulares y pidiendo algun consejo u oración. Creánme que no hay otra razón para que yo haga esto si no es para poder servir a alguien más. Son temas tan privados, pero quiero darles un propósito. No estas sola. Yo te entiendo. Yo he vivido y estoy viviendo lo mismo. Escríbeme y platiquemos.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s