La vida sigue.

Aqui en Holanda son las 2:23 am y aunque quiero ya dormirme siento una profunda necesidad de sacar mis pensamientos y plasmarlos en este blog que es practicamente un diario de lo que vivo, pienso y siento.

Hoy fue la primera vez que hable abiertamente con alguien de lo que vivi hace ya 6 meses. Mis ojos se nublaban a ratos pero no lloré. Pero en el transcurso de este viaje tan profundamente doloroso he tenido amigas que han jugado un rol muy importante en mi sanidad.

Las que me trajeron comida los dias que no pude atender a mi familia. Las que cuidaron a mi hijo como si fuera suyo. Las que me mandaron flores para animarme. Las que oraron por mi. Las que estuvieron al pendiente no sólo de mi recuperación física sino emocional.

Estas últimas puedo decir espero sin ofender a nadie que lea mi blog que han sido sólo 2 de las muchas que considero amigas cercanas las que han ido más allá del simple “¿cómo te sientes y cómo sigues?”

Una de ellas se preocupó por mi cuando en un fin de semana recibi 3 anuncios de embarazos. Ya saben como es facebook que tus amigos ven la actividad que tienes o a quienes comentas o yo que se pero de alguna forma ella se enteró e inmediatamente me mando un mensaje para saber como estaba. A ella no le oculto ningun sentimiento porque ella ora por mi y yo por ella. Con ella puedo ser real y ella me puede dar algun consejo o solo afirmar el sentimiento sin juzgarme, sin cristianizarme.

Y hoy esta otra amiga que aunque la quiero mucho pero por cosas de la vida y los compromisos que tenemos no coincidimos mucho, entre la plática que tuvimos dijo algo que necesitaba oir de alguien. “Debe de ser sumamente difícil para ti ver como todo mundo sigue con su vida y las amigas quedan embarazadas y tiene sus bebés y los ves y te alegras pero sabes que el tuyo no está ahi y no puedes evitar sentir dolor, un dolor que no se va”

¡Cuánto ocupaba que alguien reconociera mi sentir! Que alguien se preocupe así por ti, por ponerse en tu lugar. Por querer detener tantito el mundo para que tu te sientas mejor.

Esas palabras fueron un abrazo a mi corazón. Hace 6 meses perdí al que sería el 2ndo pedazo de mi corazón. No hay dia que no pase sin pensar en esa situación. No hay dia que no me duela. Hay dias que mas y hay dias que menos pero todos los dias desde ese 7 de diciembre pienso en él. En fechas importantes como Navidad, Año Nuevo, San Valentin, mi cumpleaños, dia de las madres y próximamente el dia del padre los sentimientos están mas a flor de piel y duele más. El resto del tiempo es sólo es un recuerdo triste y una oración continua de ser restituida de ese bebé que tanto esperábamos y que amamos los pocos días que supimos vendría.

Eso es lo que duele de una pérdida. La ilusión. En los 5 minutos después de la prueba positiva piensas en tantas cosas que serán y sobre todo cuando ya tienes un hijo piensas todos los momentos que compartirán. Esperas todas esas experiencias de la primer patada, el primer latido que escucharas, la primera vez que lo veas en un eco, etc.

Y luego saber que no vendrá, duele con ganas de vomitar y desaparecer un rato del planeta para sumirte en ese dolor tan profundo que nadie parece entender porque ni siquiera lo tuviste en tus brazos. Y es entendible, una perdida de un bebé a término debe ser mas dolorosa e inimaginable que perder un embarazo. Pero es una pérdida.

Hoy escribo todo esto porque me enterneci con una noticia de embarazo de una conocida que supongo por años lo habia intentado y finalmente Dios les dio el si. Yo ore por ella sin decirle nada porque no queria entrometerme. Además no sabia si deseaban un bebé o no aunque suponia que si. Me alegra tanto saber que Dios ya respondio su oración.

Me acordé cuando esa mujer esperando ese si era yo. La visualización que tenia de mi oración era simplemente demasiado triste y llena de ansiedad que me causaba dolor y un sentimiento de rechazo con el cuál tenia que luchar en oración.

Ahora esos sentimientos vuelven. Son horribles. Nunca espere pasar 2 veces x esto. Tenemos ya otra vez 1 año y 5 meses buscando un segundo bebé, una pérdida en este tiempo y la incertidumbre de si alguna vez lo lograremos.

Me alegran las noticias de embarazos. No le deseo a nadie que pase por lo que yo he pasado. Me gozo doblemente cuando se que la persona que esta embarazada ha pasado x algo similar como perder un bebé o por años de infertilidad. Ellas merecen ser madres mas que nadie en el mundo y ya van 3 de las 4 o 5 por las que he orado que lo logran.

Y cuando lo logran me pregunto “¿estara alguna conocida o amiga mia orando por mi de esta forma?”

Y también a lo mejor malamente le pregunto a Dios si me bendecirá de igual forma. Le recuerdo que yo he orado por ellas incluso pidiendole que les de esos bebés antes que a mi porque han esperado mas o porque han sufrido más, pero yo también he derramado miles de lágrimas y he dado gracias por todo y en todo y no se si mi bendición esta cerca o si vendrá del todo.

Espero ser yo la siguiente en dar esa noticia que quiza pocos esperen con la alegria con la que yo recibi la de esta chica hoy. Sentí una emoción muy grande y mucha fe y esperanza en el futuro.

Por lo pronto… La vida sigue y habrá varios bebecitos que llegarán en las fechas que el mío deberia estar llegando también y son un recordatorio de que el mío no está y duele… Mucho…. Pero la vida sigue… Y el dolor no se va.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s